16 agosto 2007

¡¡¡En Tarragona again!!!

Joder, ya sé que hace un huevo que no escribo, pero es que no he parado. Y ahora solamente voy a escribir una entrada breve, ya que estoy de vacaciones y no me apetece perder mucho tiempo con esto.

Como cada año, me he vuelto a venir a Tarragona, previo paso por Sevilla. Me he atravesado la península, qué barbaridad. Y bueno, en Sevilla me enrollé con un nano más majo que las pesetas (y que decía "carne mechá", en vez de "carne mechada". Qué curiosos son los sevillanos). Pero Sevilla es un timo capuchino, porque por las noches había que cogerse una rebequita. Luego van por la vida de sufridores porque dicen que hace mucho calor, y yo he empezado a pensar que eso solamente lo hacen sevillanos que no han estado en Madrid. Porque desde luego, yo en Sevilla no he pasado ni una miaja de calor.

En fin, el caso es que ayer llegamos a Tarragona y hoy me he tenido que trincar a uno en La Savinosa -la playa a la que vamos siempre aquí-, porque mi amigo Voni y yo nos hemos ido a dar una vuelta, y andando andando hemos llegado a una zona de cruising que hay cerca. Y allí había un cachas al que se le veía muy necesitado, así que como yo tengo un corazón que no me cabe en el pecho y cuando veo una necesidad de este tipo, soy tan humano que no me puedo resistir a ayudar, pues hemos terminado metidos entre unos arbustos.

Y así, sin comerlo ni beberlo, he estrenado mis vacaciones catalanas. Me encanta Cataluña, porque siempre cunde una barbaridad. Esta noche saldremos por Tarragona, y aquí nunca pillo nada. Es una putada porque vuelvo a estar mazo de caliente, y no sé por qué. Llevaba un mes sin ganas de nada, y el finde pasado me volví a poner como una moto y ahora... tela marinera. Serán los aires playeros, que me sientan estupendamente.

En fin, ya contaré qué tal se me han dado estas vacaciones. Qué ganas tengo de volver a Sitges, donde siempre me reciben muy amablemente. A la vuelta haré una minicrónica contando lo que me ha pasado (por el culo).

10 julio 2007

Y sentir el viento sobre tu piel te va a encantar

Hoy sólo esto.



Me gusta esta canción :)

30 abril 2007

Dolce & Gabanna



No entiendo el escándalo que se ha montado con este anuncio. Al final, han obligado a D&G a retirarlo. Yo opino que lo que deberían retirar es una cifra de los precios de su ropa, pero este anuncio a mi me parece maravilloso.

¿A quién no le gustaría ser la mujer que está ahí tumbada rodeada de todos esos machos con cuerpos aceitosos? Cada vez que lo veo, me pongo perra.

Y cambiando un poco de tercio. Últimamente sí que estoy perra, pero en otro sentido. Llevo sin ir al gimnasio desde el domingo y acostándome entre las 21 y las 22. Estoy muy cansado y no sé por qué. Tampoco he empezado a estudiar todavía, y mi primer examen es dentro de 11 días. Y en el trabajo, tampoco me cunde mucho la cosa. Yo creo que igual es astenia primaveral de esa. O bueno, astenia veraniega, porque en Madrid hemos pasado del invierno al verano en tres días, sin pasar por el intermedio. En la época de antaño había un refrán que decía que En Madrid hay cuatro estaciones: invierno, verano, la de Atocha y la del Norte. Y es un refrán muy acertado, si no fuera por la estación de Chamartín. Pero supongo que es anterior a ésta, así que sigue teniendo sentido. Y por eso lo pongo, porque yo siempre escribo cosas con sentido, aunque sean refranes que no rimen.

Para celebrar la entrada en el mes de mayo, que es el mes de la Virgen y de las flores, el 30 de abril hubo una fiesta Into The Tank. Yo fui, muy virginalmente a ofrecer mi flor a algunos caballeros. El caso es que la gente era muy enrollada e hice muchos amigos. Unos 10, aproximadamente. Entre otros, un par de militares y un skineto que me dejó comerle las botas. Con eso, ya casi he llevado a la realidad casi todas mis fantasías sexuales. Y digo casi todas porque he conocido a un policía que me ha hecho recordar que todavía me quedan algunas más xD

Hablando de fantasías, todavía me queda por hacer realidad esa que tengo en mente con mi nano del almacén de mi trabajo. Es un tío que me pone un montón (aunque mi compañera Batienzita me dice siempre que tiene cara de mono, y le imita poniendo caras raras). Batienza sabe poner caras raras porque es de Villaverde. El caso es que a mi, mi nano me gusta. Y trabaja en un almacén, moviendo cajas y cosas de un lado a otro. Así que me pone berraco. Siempre que coincidimos, cruzamos las miradas y tal, pero yo cada vez sospecho más que es porque me quiere pegar, y no porque me quiera follar. Aunque como cada día estoy más cachas, pues igual le hace ilu follarme.

Sería guay. Así tendría otro aliciente para ir a trabajar.

En fin, para la sigiuente vez que escriba, habrán pasado varias cosas: habré estado en el cumpleaños de Jota Ele, en el que seguro que conozco a gente curiosa, porque Jota Ele conoce a gente muy curiosa. También habrán sido mis exámenes y las elecciones de Madrid. Por mucho que me pese, estoy convencido de que van a volver a ganar Gallardón y Esperanza Aguirre. Es una pena, pero al menos Esperanza Aguirre es guapa como un hada (y como yo!). Y por si opinais que no lo es, aquí os dejo una foto para demostraros que ESTÁIS EQUIVOCADOS:

24 marzo 2007

Maniquí... PARISIÉN!!!

Bueno, aunque esto vaya a quedar un poco desfasado, ya debería ir contando mi pequeña excursión a París, del 2 al 5 de febrero (de este año, que esto puede estar desfasado pero no tanto)

El caso es que JL y yo teníamos comprados unos billetes a París desde noviembre, cuando las cosas ya estaban torciéndose pero aún no estaban totalmente pisanas (por la Torre de Pisa, que hay que decirlo todo). Para más información, Abriendo Puertas: El Diario de JL II. Que no lo voy a contar yo todo, hombre.

Jota y yo habíamos comprado esos famosos billetes al mismo tiempo que algunos amigos suyos, que habían pillado un ofertón en Vueling. Sin embargo, según se acercaba la fecha, la gente iba cayendo por el camino (a pesar de tener ya los billetes comprados!) y de un grupo inicial de seis, al final nos quedamos en cuatro: JL, Javi Kalcetos, Arnaudcito y el menda lerenda. Y, para rizar el rizo, el día anterior al vuelo me llamó JL diciéndome que al final tampoco podía ir. Me dio una excusa muy buena, pero yo sigo abrigando dudas acerca de si pensaba que yo me iba a abalanzar encima de él o algo así, ya que compartíamos habitación. Aunque después de todo el follón, yo le había comentado que si quería no iba a París, ya que en principio el viaje era suyo y de sus amigos, y él me dijo muy convencido que ni se me ocurriera, que yo tenía que ir con él. En su día habíamos hablado varias veces de irnos de turismo sexual juntos, y aunque este viaje ya no hubiera sido lo mismo hubiera estado bien, por aquello de recuperar el buen rollo no-sexual que teníamos antes.

La cosa es que yo me puse muy nervioso, porque soy muy timidín y aunque yo ya conocía Kalcetos y a Arnaud pues no tenía mucha confianza con ellos. Además, yo soy un poco pava y no sabía si ellos dos iban a cuidarme por esos países extraños con idiomas en los que la erre se pronuncia de forma extraña. Pero yo ya tenía mi billete y no iba a tirar 70€ a la basura. Aunque me daba mucha pena que JL no viniera, porque me hubiera gustado hacer el viaje con él en plan amigos y ya. Pero bueno... qué se le iba a hacer.

Vamos al lío: París es una ciudad muy bonita donde un café con leche cuesta tres eurazos. Lo llaman café olé. Olé por el precio, digo yo. Aparte de eso, respecto a la ciudad en sí no comentaría aquí nada que no se pueda encontrar en cualquier guía turística, así que me lo salto y voy a lo que interesa: El TX.

Kalcetos es muy fan del TX. Es un bar zapero de París. Pero, al contrario que el Odarko, que solamente es de zapas el cuarto domingo de cada més, el TX es de zapas un día sí y otro también. El rollo zapas les va a Kalcetos y a Arnaud una barbaridad, así que yo ya tenía previsto pasarme en ese sitio todo el finde. Yo no soy especialmente zapero, pero los nanos con chandal me pierden, así que tampoco me importaba. Me parecía una pena limitarme únicamente al TX de toda a oferta de sitios de sexo que según JL, ofrece París, pero tampoco me iba a rasgar las vestiduras por ello.

En el TX hice muchos amiguitos. Yo justo me había cortado el pelo con los laterales rapados, dejando cresta por la parte de arriba y la parte de atrás. Los franceses, que son muy imaginativos, rápidamente idearon algunos usos para la parte de atrás de mi cresta, consistente en utilizarla como método para obligarme a comerles la polla.

Los franceses son muy majos.

La primera noche había fiesta underwear/shorts deportivos. Kalcetos me prestó unos suyos, con una única condición: Haz lo que te de la gana, PERO QUE NO TE MEEN. Le garantizé que a mi el rollo meadas no me iba (mucho), que alguna vez lo había hecho pero estando muy borracho y muy perraca, y que no pensaba hacerlo. Craso error.

Esa noche empecé abriendo boca con un nene que iba desnudo por allí y, aparte de tener un cuerpecito bastante apañado, también tenía una tranca barranca de unos 22 cm sin erección. Una Torre Eiffel en toda regla, vaya. Y por supuesto, cuando le vi ahí aburridito en la barra tomándose una cerveza, no pude resistir la tentación de hacer un poco de turismo parisino. Y no hay nada más parisino que la Torre Eiffel, claro.

Tras el aperitivo, entró un nano que tenía pinta de haber cogido un avión desde Parla para aterrizar en el TX, para el disfrute de mis ojos. Chandal, gorra... pinta de macarra y cara de mala hostia. Y unos 22 años. Me faltó tiempo para empezarle a lobear, y al final conseguí que me recompensara poniéndome a comerle la polla, tras lo que me llevó al baño y me meó entero. Pero el tema no terminó ahí, ya que me llevó a una cabina y estuvo follándome el culo y dándome hostias a saco. Donde menos me daba era en el culo, y es que me he enterado de que eso ya no se lleva tanto. Pero es que yo siempre he sido bastante tradicional en mis relaciones sexuales. Aparte d elas hostias, me agarraba de la cresta (bendita sea!) y me obligaba a mirar hacia arriba, mientras me petaba a saco. Me escupía en la boca y en la espalda, y de vez en cuando me cruzaba la cara. Hasta que de repente paró, me tiró al suelo y se puso a mear otra vez. Sé que estais pensando en los pantalones de Kalcetos. Yo no estaba pensando en ellos, en ese momento. Tras la meada, siguió follándome hasta que se iba a correr, lo que hizo en mi cara y, tras limpiarse la corrida en mi pelo, se piró.

Un chico majísimo. Luego me enteré que había salido en una porno (tengo que enterarme de cual), y que se llamaba Igor. Como me había tratado tan bien, le adjudiqué el título de mi novio de París. Hubiéramos sido muy felices, si no fuera porque al día siguiente volvimos a coincidir en el TX y ese día debía de andar él rollo perra, porque le anduvo comiendo las zapas a medio bar. Al final, Kalcetos se lo benefició. Es que siempre me roban a los novios.

Kalcetos, por cierto, no se enfadó porque me hubieran meado su pantalón, puesto que Igor era un ser ante el que cualquiera hubiera hecho una excepción. De hecho, esa noche colgó el famoso short del radiador, en la cabecera de su cama, para que le ambientara algunos sueños. Sueños que, como comento en el párrafo anterior, cumplió al día siguiente CON MI NOVIO!!!

Ese fue el día más movidito. El segudo día estuve dándole caña a un moro cachas con cara de bestia al que entré pensando que me iba a dar más palos que a una estera, y que a lo que me descuidé cayó de hinojos y se puso a comerme las zapas como si se le fuera la vida en ello. Así que, puesto que no quería que alguien pensara que los madrileños somos unos sosos (aunque creo que tras el espectáculo del viernes no lo pensaba nadie), me entretuve en darle hostias mientras me comía la polla y escupirle un rato y tal... para que no se diga. Al final, me corrí encima suyo y ahí le dejé. Creo que se quedó muy contento, puesto que tenía toda la pinta de ser eso lo que buscaba. Más tarde, me enrollé con un bombero muy majo también, que luego me hizo unos mimos y todo.

Arnaud, por cierto, puede dar fe de algunas de mis actuaciones (sobre todo de la de Igor) puesto que él tenía vetado relacionarse sexualmente con gente (por cuestiones de pareja), y de alguna forma se tenía que entretener.

A todo esto, por París iba cogiendo mucha más confianza con Arnaud y Kalcetos. La verdad es que fueron supermajos y me llevaron a ver cosas y todo eso (ellos ya conocen muy bien París y no tenían mucho interés en hacer turismo). Fue muy divertido ir con ellos.

Por último, la noche del domingo fue más ligth, puesto que había menos gente. Pero eso no quitó para que un tío me petara en un sling mientras otros tres me comían las zapas y que el camarero me pisara un poco con unas Nike TN mientras yo aspiraba la zapa de otro tío y me spankeaban un poco. A mi me daba morbo pensar que el resto del bar estaba flipando con la performace, porque estábamos al lado de la barra, no en la parte de follar. Pero creo que no se dio cuenta ni el tato. Qué pena.

13 febrero 2007

Pregunta: Perdona, qué hora es?


Respuesta: Tengo novio
 
Réplica: 

(src) http://2.bp.blogspot.com/_dg5xWgnw4Ao/RdIVoWOsGPI/AAAAAAAAAAM/prXK4IDD0FA/s320/Muerete+gracias.jpg


Y es que no es para menos. ¿Pero de dónde sacará la gente tantísima autoestima? Ya podrían regalar un poco, porque hay gente que va sobrada por la vida. Y el caso es que yo debo de tener cara de Tómame el pelo, por favor, porque me ha pasado más de una vez.

Hace poco, después de follar con un tío (con el que no había cruzado casi ni palabra antes, excepto su dirección para poder llegar a su casa), mientras me vestía y para entablar conversación, le dije:

- Oye, y tú a qué te dedicas?

A lo que, ni corto ni perezoso, me contestó:

-
Yo tengo novio.

A punto estuve de contestarle que yo tenía un iPod de 80 GB, porque a buen seguro le hubiera dado bastante más envidia de la que él me dio a mi. A no ser que me quisiera decir que tenía un novio rico y que era una mantenida, que eso igual sí que me hubiera picado un poco.

Curiosamente, enterarse de que alguien tiene novio generalmente es cuestión de un par de frases. En realidad, en esta vida hay tres cosas de las que te sueles enterar en cuanto cruzas dos frases con un gay:
  1. Si tiene novio.
    Es lo que más se oye, porque además casi todo el mundo tiene novio, auque luego se dedique a follar con el primero que pase, que por casualidades de la vida suelo ser yo.

  2. Si va al gimnasio.
    Ésta también se oye un montón. Primero, porque también va al gimnasio mucha gente. Segundo (y esto lo sé yo por experiencia), porque con el trabajo que cuesta ir, como para no irlo contando por ahí.

  3. Si usa Linux.
    Se oye mucho menos, porque los usuarios de Linux son menos frecuentes. Pero si estás ante un linuxero, tranquilo, que te enterarás. Puede que no sea en las dos primeras frases, pero invariablemente te terminará colando algo de la forma: "Pues estaba yo recompilando el kernel de mi máquina el otro día cuando..."
Muchas veces, los linuxeros también sueltan algo sobre Mocosoft.

El asunto es que es curioso cómo la gente intenta meterte al famoso novio en cuanto puede. Tú les dices:  Hola, qué tal?? Y en vez de contestarte como está mandado: Muy bien, con Okal, van y te sueltan: Muy bien, con mi novio.

A mi siempre me dan ganas de contestarles algo así como: "Y por qué estás con otro nick en #gaymadridsexoahora diciendo que buscas un macho que te folle la boca y te la llene de leche mientras te llama putita????". Pero como yo soy la última persona en el mundo con autoridad moral para criticar los vicios de otros, pues me callo y directamente les digo que si quieren, me la pueden comer entre los dos. Y así me pasa, que no se puede imaginar el mundo la cantidad de parejas que yo colaboro a mantener unidas.

Luego hay gente que dice que si me da envidia que me digan eso. A mi eso me da risa, porque es como cuando te encuentras con alguien del PP que a las primeras de cambio te suelta: "Es que yo voto al PP". Naturalmente, a uno eso le molesta, y eso no quiere decir que me de envidia que voten al PP. Aunque bien es cierto que la gente del PP no suele decir que lo es. Y no me extraña porque, si yo fuera del PP, también me daría vergüenza decirlo. Pobrecitos.

En fin, y tras este insulso post, me voy corriendo. Se hace tarde, y tengo que dejar esto preparado para ir recompilando el kernel mientras me voy al gimnasio con mi novio. ¡Hasta luego!

11 febrero 2007

'Cause when I'm bad I'm so, so bad!

So let's dance the last dance!!

Me gusta esta canción de Donna Summer (Last Dance) porque es triste y a la vez muy alegre y animada. Me hace acordarme de un chico con el que tuve una especie de "no-relación" durante 6 meses, hasta que al final la cosa se fue al garete. Ahora solamente hablamos por messenger, aunque ha quedado buen rollo y eso. Pero yo le había tomado cariño y me sigue apeteciendo darle algún abrazo, como hago con mis amigas Cata Strofe y Voni Ficación. Yo les hago mimos y ellos me dicen "joder, quita!!!". Y a mi me hace ilusión.

Y por eso esta canción me recuerda a Jota Ele. Porque me gustaría bailar con él la última canción.

So let's dance this last dance... tonight.

25 enero 2007

Palabras de gente guapa

Yo me pregunto (y es posible que solamente lo haga yo en el mundo, porque soy un rallado mental y a lo mejor al resto del planeta, pues no le pasa) por qué hay expresiones que siempre hacen pensar que, la persona a la que hacen referencia, está jodidamente buena.

Por ejemplo, en un periódico se pueden leer cosas como: Un joven estudiante..., o bien Un joven atleta, o puede que Un joven delincuente... y siempre nos lo imaginamos guapo. Y a ser posible, cachas. Al menos, me lo imagino yo.

También está el efecto contrario. Si uno lee Un joven bibliotecario, invariablemente se imaginará siempre un bibliotecario viejo. Y feo. (Pero luego no tiene nada que ver, porque mi amiga Clarimonda Lironda es bibliotecaria y es joven y guapa como un hada). Y ahora que hablamos de amigos, y aunque esto pueda parecer que queda un poco forzado (lo cual es completamente cierto, porque he sido amenazado para incluirlo aquí), también tengo que mencionar a mi amigo Zeik, que es un joven ingeniero industrial con cuerpo de gimnasio. Esto significa dinero + músculos. Además, folla divinamente -no lo digo por experiencia, pero su fama lo avala-. Si alguien está interesado, puede ponerse en contacto con él a través mío. Y digo a través mío porque primero tendré que catar yo al candidato, no vaya a ser que no esté a la altura de mi pobre amigo Zeik.

El caso es que, por lo visto, hay palabras que tienen un determinado aspecto y una cierta cantidad de poder. Joven es una palabra guapa pero débil, porque en cuanto se utiliza conjuntamente con Bibliotecario, que es una palabra fea -y vieja- y más fuerte, la imagen que se forma es la de alguien viejo y feo. Así que se puede dotar a la palabra joven de algo de fuerza, añadiendo un adjetivo como cachas,musculoso o simplemente deportista. Veamos cómo queda:

Érase una vez un joven y deportista bibliotecario...

Es evidente que se ha conseguido diluir la fealdad y avanzada edad de la palabra bibliotecario en la belleza y la turgencia de un cuerpo joven y deportista... Así da gusto ir a bibliotecas, oye.

Naturalmente, este efecto no se aplica solamente al adjetivo "joven". Si se lee, por ejemplo, Un fontanero de 24 años..., o Un grupo de amigos universitarios... , uno se pone a pensar en un fontanero rubio y cachas o en un grupo de 6 o 7 tíos como trenes. Por no mencionar la frase Un muchacho que hacía surf, que invariablemente remitirá a un rubio de ojos azules con un cuerpo de escándalo y moreníiiiisimo.

Es curioso esto de las palabras. Aunque supongo que también tendrá algo que ver eso de estar un poco salido.

En fin, por hoy ya no se me ocurre nada más. Tengo que estudiar porque mañana tengo un examen de Álgebra II en la U.N.E.D. y lo llevo fatal. A mi el álgebra pues como que no se me da muy bien. Espero que algún joven matemático tenga a bien darme unas clases particulares. Será largamente recompensado.